BY TIZIANA BERRONDO

Estamos pasando por una purga profunda como humanidad, donde varias cosas se están derrumbando.

Considero importante ampliar nuestra perspectiva para poder entender lo que está sucediendo y así empezar a integrarlo; por ello, decidí escribir este articulo en base a la Astrología y Psicología, espero aclarar un poquito el panorama.

Primero hay que entender cuál es la energía que se está movilizando en estos momentos a nivel colectivo. Esto lo podemos saber a través de los astros, que nos señalan estar pasando por el fin de una era para poder recibir al 100% la ERA DE ACUARIO y como sabemos, algo tiene que morir para que surja algo nuevo. Por ello, se ha estacionado Saturno (el gran maestro) desde hace rato en Capricornio, su signo regente, lo que acaba potencializando sus cualidades.

Es importante entender de lo anterior que algo se esta derrumbando para darle entrada a una nueva energía. Los seres humanos nos apegamos mucho a las costumbres y rápidamente nos acomodamos en lo conocido, razón por la cual, se vuelve necesaria una buena sacudida, para generar un cambio de conciencia.

Cuando surge la creación, ésta sucede en una corriente descendente que permite el surgimiento de la forma humana, mientras nosotros vamos creciendo en consciencia, es cuando surge otra corriente que se mueve de forma ascendente. El anhelo más profundo del ser es unificar nuestra conciencia individual con la conciencia universal de la cual provenimos.

Antes de llegar a ese momento vamos pasando por una serie de aprendizajes, dentro de los cuales está, entender los dos tipos de corrientes energéticas que habitan en nosotros. La que está exacerbada en estos momentos es la DESCENDENTE,  también llamada energía de MUERTE.

Hablemos de la muerte como una energía que es parte de la vida y tiene un lugar dentro de la gama de expresiones del Universo. La muerte tiene una faceta destructora donde derrumba todo lo que se pone en su camino, esto lo podemos ver como algo sin sentido o como algo que está abriendo paso a lo nuevo. Para poder darle esa cualidad positiva, necesitamos conectar con la corriente ascendente también llamada RENACER. Al final, la muerte es un renacer, hacia allá quiere ir su movimiento.

El problema es que si te paralizas en esta destrucción, deja de haber movimiento y así no puede surgir el renacer. Para permanecer en movimiento, voy a dar unas recomendaciones en base a lo que he percibido de la psique individual y colectiva.

EL RETO INDIVIDUAL:

La energía de muerte exige que sueltes lo que NO NECESITAS y te conectes con la nueva energía. Lo principal para lograr esto, es mantener tu balance y armonía interna, sin importar lo que se esté derrumbando o lo que estés soltando. Recuerda que todo es parte de un aprendizaje, así que busca mantener tu centro para poder surfear las olas de movimiento.

Hay tres áreas a observar aquí, lo ideal es que todas estén en armonía y se muevan en congruencia:

  1. Salud Física: Crea un estilo de vida sustentado por el bienestar, no esperes a que surja una pandemia para subir tu sistema inmune. Mejor busca mantener a través del tiempo hábitos saludables donde las rutinas de ejercicio y alimentación sana, sean parte de tu día a día.
  2. Salud Emocional: Las emociones son sensaciones dentro de tu cuerpo que necesitan ser vistas e integradas. Busca espacios para observar lo que estás sintiendo, tenemos una gama enorme de emociones que habitan en nuestro cuerpo. Observa y permite, quita las resistencias a sentir.
  3. Salud Mental: La mente puede estar en actividad o en pausa. En nuestra cultura le enseñamos a estar en una actividad constante, pero ésta se exacerba cuando vivimos situaciones desconocidas. Es decir, se puede volver insoportable estar con uno mismo o incluso desatar un estado de locura. Por ello, lo ideal es entrenar a la mente para crear espacios de silencio o pausa, donde tu decides cuándo y cómo se activa. La mejor herramienta es la meditación.

RETO COLECTIVO:

El gran reto que nos viene como humanidad no es la sobrevivencia de la especie, que es en lo que nos estamos enfocando ahora. El problema más grande que veo, es la separación generada por la ignorancia que se moviliza a través del odio y el miedo. La única forma de detener esta separación, es a través de la unión y partiendo de eso propongo lo siguiente:

  1. Observa las barreras actuales que nos separan. La gran mayoría son limites mentales que hemos establecido con el paso del tiempo. Hagámoslos visibles, quitemos los tabúes en torno a ciertos temas para poder abrir paso a la transformación. Una vez que éstos sean visibles, podemos empezar a hablar acerca de soluciones, de otra forma, es como dar pasos sin ver el terreno que se esta pisando.
  2. Vibrar en amor. Las emociones tienen su vibración en la gama de + y -. Aquellas que se acercan al polo negativo generan rechazo y separación, mientras que, las que se dirigen al polo positivo generan acercamiento. Si lo que queremos es unión, entonces nuestros actos y palabras tienen que venir desde el polo positivo.
  3. Respeto y empatía. Es un hecho que somos diferentes pero eso no tiene que ser una razón de separación. Al contrario las diferencias nos hacen más ricos y diversos, para lograr eso, tenemos que vernos los unos a los otros desde una postura receptiva.
  4. Suavizar el Individualismo. Considero que en los últimos años se ha exacerbado la cultura individualista a tal nivel que nos creemos poseedores de la verdad y desde ésta perspectiva el otro se vuelve invisible. Es importante retomar valores que cultiven los vínculos con nuestra familia y nuestra comunidad, creciendo en amor y respeto, los unos con los otros. 

CONCLUSIÓN

Después de todo lo anterior, termino diciendo SOLO SÉ QUE NO SÉ NADA, reconozco mi ignorancia con respecto a muchos temas. Lo que he expuesto es una interpretación personal del gran movimiento que está sucediendo en estos momentos, quise abrirla por la posibilidad de beneficiar a otros. Soy una fiel creyente de que nosotros somos creadores de nuestra realidad y ésta es la que yo vislumbro hoy.

Más allá de la pandemia actual habrán grandes retos para la humanidad, los cuales buscan impulsar una transformación de conciencia y esto, sólo es una probadita de lo que viene. Dejemos de fantasear con regresar a nuestra vida anterior, esa ya no existe. No sabemos hacia dónde vamos, ya que estamos en una etapa de transición; enfócate en dar pasos chicos pero certeros. Ve conectando con la nueva energía que esta entrando y empieza a crear nuevas formas de moverte. Vamos dando muerte a lo viejo y abriendo paso a lo nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *